Apple AirPods Max, la maxi-comparación con sus rivales

El lanzamiento de Apple AirPods Max ha alimentado una curiosidad generalizada y justificada. No es que esperáramos un estancamiento mexicano en el sector de auriculares inalámbricos, pero el afán de comparativa nos ha llevado a organizar un casting para comparar lo antes posible la nueva Apple con los principales rivales del sector. 

Por eso elegimos el Bang & Olufsen Beoplay H95, el Bose Noise Canceling 700 y el Sony WH-1000XM4. Modelos de alta gama que envuelven por completo los oídos – dicen los técnicos “ circumaurales ” – y que cuentan con un sistema de cancelación de ruido activo.

Estética y diseño

Los B&O son lo que Giorgio Armani definiría como unos auriculares inalámbricos que recuerdas, parafraseando su histórica frase “La elegancia no se nota, sino que se recuerda ”. No son llamativos pero dejan un rastro. Como explicamos en nuestra review, tienen un estilo nórdico que combina el aluminio de los pabellones y la diadema con piel de vacuno, tejido transpirable y piel de cordero. 

Son lujosos  pero también pesan 323 gramos, por lo que no están hechos para sesiones de escucha muy largas.

Los Apple AirPods Max tienen una identidad muy precisa y probablemente polarizan la opinión en un sentido positivo o negativo. La única certeza es que los materiales son excelentes y también se puede sentir el gran compromiso industrial detrás de ellos, confirmado por el examen técnico de iFixit. 

Los pabellones de aluminio anodizado, la estructura de acero inoxidable y el revestimiento de plástico suave transmiten agrado tanto al tacto como a la vista. Nuevamente, el peso es importante. Estamos hablando de 384,8 gramos, pero el equilibrio es más exitoso que el B&O. La diadema y su retina, combinadas con la tela de los pabellones, parecen haber identificado un equilibrio dorado de confort. 

En resumen, te cansas más tarde (pero te cansas después de varias horas). La Smart Cover es honestamente indescifrable: no protege totalmente los auriculares y tiene un diseño curioso.

Los Bose destacan por su ligereza de líneas y esencialidad. La máxima expresión de discreción con una combinación de plásticos de calidad, acero fino y cuero sintético. Hermosos, pero algunos pueden encontrarlos aburridos y austeros. 

Pero una vez gastadas casi olvidas que las tienes en la cabeza e incluso en el espejo parecen ceder un poco a todo el mundo ya que tienen un perfil bastante fino.

Los Sony son sólidos y con plásticos que transmiten una buena sensación al tacto, pero guiñan demasiado a los nerds y geeks mayores. Luego hay una pizca de estilo de los 90 fuera de tiempo. La versión en negro, una vez usada, parece enviar un mensaje seco a los extraños: “mantente alejado de mí ”.


En resumen, los más lujosos son los sin viga B&O y Apple. Los Bose destacan por su sencillez y ligereza estructural. Sony se centra en la solidez y quizás se pueda maltratar sin riesgo. Todos son bastante cómodos y con un buen aislamiento pasivo. La tela, la piel natural y la ecopiel transmiten sensaciones diferentes (y una calidez diferente), como podría suceder con los asientos de un coche. 

Un último detalle: Sony con 254 gramos y Bose con 263 gramos se pueden usar todo el día. Apple y B&O requieren descansos; no recomendado para sílfides, en resumen.

Un sonido sofisticado

Las cualidades de audio de estos auriculares inalámbricos son indiscutibles, pero le dan al sonido un color y vigor diferente. Con una excepción: Apple AirPods Max. Para identificar cualquier debilidad, uno tendría que encender un microscopio atómico o involucrarse en un debate sobre el concepto de alta fidelidad. 

Aquí, despejemos el campo de inmediato. El verdadero audiófilo prefiere un enfoque musical diferente. Para hacer un paralelo (imperfecto) podríamos decir que entre la alta fidelidad tradicional y la experiencia de audio en streaming de este tipo de auriculares existe la misma distancia que aparecería entre un documental de autor sobre la revolución francesa y la película Marie Antoinette de Sofia Coppola.  

El primero en busca de una supuesta verdad absoluta; el segundo se negó apuro entretenimiento pero sofisticado .